Montalbán con aditivos

Aprovechando nuestra estancia en Ainsa, habíamos apalabrado con las chicas un día de escapanda para ir a ciclar a nuestro aire. No obstante el pronóstico del tiempo no era nada optimista. La idea siguiendo una de las últimas propuestas de ruta que Ángel, Jorge y compañia realizaban en GPSpirineo.com, y sabiendo que cualquiera que sea su consejo nunca nos defrauda, era acercamos a vertiente sur de la Sierra de Guara, y pedalear por la zona de Alquezar y la garganta del rio Vero.

Madrugueder y a las nueve nos poníamos en marcha, con una temperatura agradable de unos 4ºC, además lluvia. Desde Ainsa hasta Asque, inicio y final de ruta, cincuenta minutos de coche. Una tormenta nos sacude durante todo el camino de ida, valoramos una posible canzzelara. Unos tímidos rayos de sol nos animan a la altura de los miradores del barranco del río Vero, hasta el punto que hacen que nos detengamos para poder disfrutar del espectacular paisaje, hace frio pero ya no llueve.

Comenzamos a pedalear desde Asque hacia las 11:15, tenemos por delante seis hora de pedaleo asi que no vamos muy sobrados, la aproximaxión a Alquezar es aluciante, un sendero corto pero bonito, salvo por la vaya metálica que acavan de colocar en el margen del mismo.

Atravesamos el río y comanzamos a subir hacia Alquezar la ultima parte de la subida la realizamos a través de un sendero que hace poner la patata a ritmo de calderín....técnico pero subible

El pueblo con ambiente medieval merece recrearse paseando por sus calles..
Abandonamos el pueblo y vamos tomando altura, nos salimos un momento de la ruta para visitar la ermita de San Gregorio
Continuamos camino hacia el Mesón de sevil , subida comoda pero algo endurecida por las últimas tormentas...pedaleamos ya en Sierra de Guara nos encontramos en el punto más alejado de la ruta. en este momento el tiempo comienza a dar un giro, las nuebes que nos han acompañado amenazantes durante toda la ruta, empiezan a descargar en forma de granizo y nieve. Nos calzamos los chubasqueros y pista abajo zumbandole, vemos caer algún que otro rayo, mal royo.....

De allí ya comenzaremos el descenso y podremos hacer excursiones opcionales para ver patrimonio cultural interesante: Pozos de nieve y pinturas rupestres en abrigos del vero, el famoso ciervo de Chimiachas. Bajo un balcón encontramos abrigo para darle tranquilamente a la bota de vino.

Cerca de Alquezar el camino de vuelta se convierte en sendero, no muy técnico pero con las piedras necesarias para hacerlo mas divertido, la bajada hasta el rio Vero, comienza con unas zetas sencillas, Potx nos obsequia con una salto marca de la casa. Tranquilos, podreis disfrutar en breve de él, tuvimos la suerte de filmarlo.

La bajada muere en el precioso puente de Villacantal sobre el río vero, de alli remontada de bici al hombro durante unos 20 minutos, a través de otro barranco para volver a Asque, final de ruta.


Image Hosted by ImageShack.us

Una de mis debilidades, la torre de la Iglesía de Guaso.

Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us

Tonifane y Alquezar al fondo

Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us

Pudimos probar el nuevo invento de grabanda de la mano de los Ainsetanos

Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us

El ciervo pintado en los abrigos de Chimiachas

Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us


Os dejo tres fotos de Antonio Ester: accediendo a Alquezar por la senda, panorámica de Alquezar y remontando el barranco del Vero hacia Asque (gratxe mile).

Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us


Image Hosted by ImageShack.us

2 comentarios:

Javito Camarero dijo...

Al final cunatos Km, desnivel y horas os metisteis¿¿¿

pert dijo...

Aupa javito!
Angel cheliz habla de unos 1350 metros de desnivel positivos...
En cuanto horas de pedaleo, saldrían unas seis aproximadamente, la tormenta nos obligo a no parar demasiado.
creo que salieron del orden de 32 km, no era una ruta excesivamente dura, pero las condiciones del barro la endurecieron un poco..