Que más se puede pedir...AINSA

Otros seis días de ensueño por nuestro querido Sobrarbe, sobre el papel antes de decidirnos tambien rondaron las alternativas de Cazorla, y la Sierra Madrileña.. los dejamos para otra ocasión Ainsa, es acertar de forma segura. Una pena que el verano todavía no haya permitido el ocio a nuestros amigos de la zona..despues de la copiosa lluvia que nos acompaño en la ultima estancia esta vez el tiempo ha sido totalmente veraniego, mundial. es una sobrada sentirse como en casa estanto a tres horas de cecha de la misma, gracias sin duda a Jorge, Oriol, Angel, Tonino, Juanillo, y al ambiente de tranquilidad que se respira en el pueblo.
Voy a ir contando lo aacontecido por alli durante estos dias, todo lo rapido que mi funesto dedo entablillado me permita..


Mal empezamos, al organizar los viajes de salida no salierón las cuentas y fletamos diecisiete coches. Eramos siete asi que diez coches todavía han de andar de aquella manera. Ademas por si esto no fuera poco en la primera estación de servicio nos olvidamos al bueno de Falete que se entretuvo comprando una camara Polaroid


Rumbo a Ainsa de copiloto en el bolido de borja,y sus famosos adelantamiento tipo startrek (piunnn) a las diez y media llegabamos a la villa medieval, llena de gente por ser final de temporada, tambien mola ver el pueblo tan animado, ademas medio pueblo estaba ultimando los ensayos de la Morisma que se solían prolongar hasta altas horas de la noche. Nosotros a lo nuestro: descarganda y parada obligada en Casajorf donde ya todos nos vemos los rostros, las charlas sobre la esencia de montalban sobre las lomas cimeras de los humedales navarros a cargo de Jim a última hora de la noche, nos hace centrarnos en la primera ruta del día. Decidimos largar para el sobre antes de tomar rumbo a Alcoceber.

Dia 1
Una ruta por Jánovas y sus recuerdos

El sol zurra y son las diez, conseguimos superarnos a nosotros mismos, son las 12:30h cuando conseguimos empezar a dar pedales, no esta mal para ser el primer día. el primera traspies es para mí, la rueda desinchada a primera hora del dia, le quito la funesta Kenda Navegal y le calzo una jairroler con un tazonico de latex, la mejor mezcla sin duda.


El plan hacer una vuelta teniendo Janovas (y su rio) como punto de salida y de llegada. Impresinante la foz que el rio Ara ha esculpido en este punto, merece la pena visitarlo sin duda.

Dejamos el coche junto a a la carretera antes de llegar a Jánovas. Nos acercaremos hasta alli en bici. la primera parte discurre a traves de una pista esculpida sobre la foz, el rio ara baja jeneroso y cristalino, un placer para los sentidos, luego daremos cuenta de un buen baño. en un moneto desaparece la pista y muere en el rio. No queda otra, hay que badearlo.


Biciclos al hombro y cámara en mano para ver quien caza la instantanea de alguno haciendo submarinismo, con el sol que casca y la fuerza de la corriente no hemos hecho ni descalzarnos. Vaya refrescanda!!

-El bueno del jipi emulando a Ian zorp-

La primera parte de la subida es a través de una pista muy comoda, luego se va endureciendo, el sol nos hace recordar la última vez que por Ainsa estuvimos, no vimos mas que agua.
Atravesamos Janovas la verdad que conocedores de la historia uno no puede evitar que se le estremezca el cuerpo y el alma, Funesta especulanda!!!
Las vistas al coger altura empiezan a ser impresionantes, y que decir de la bajada, de calderinazo, con sus repechicos. bien bariada con zonas de piedra, cascagera y bosque con aciculas de pino que te hacen sentir conmo si surfearas sobre tablas.

La senda muere en el rio asi que la última parte de la ruta sigue a través del mismo.
Alcanzamos a ver Jánovas, asi que son los últimas pedaladas del día. De regreso volvemos a pasar por la fuente de Janovas, alli encontramos a una mujer, nacida en el pueblo que, hace 40 años tuvo que ser obligada a abandonarlo, por la funesta construccoón de la presa, desde que se marchara con 15 años no habia vuelto, tenia la ilusión de poder hacerlo antes de morir.


Visiblemente emocionada tras ver que tan solo se sostenian tres muros de su antigua casa, tratamos de animarla despues de tan emotivo testimonio. Poner protagonistas a las historias las compierten en más impactantes, no cave duda.

-Al fondo la torre de la iglesia de Jánovas-

No esta mal para el primer día, esperamos al bueno de Potx y sus cervezas dandonos un baño con un ambiente Gay que ya no nos abandonaría en los cinco dias..

El plan era dar otro rule a la tarde ya en compañia de Potx pero el remojo nos ha dejado de aquella manera. Ademas, a la noche cenamos en la huerta de tonino asi que hay que tratar de no llegar a las mil.
Nos preparamos y hay que esperar a Jorge hasta que cierre la tienda. Asi que amenizamos la espera probando unas heladas botellas de sidra..


Ese cuñau Txotx ahi!!!

La huerta esta junto a Boltaña en la vera del río Ara, una noche de verano. Alíi nos hemos juntado toda la banda y los aborigenes del lugar. Damos cuenta a unos 8 kilos de txuletas, y a una ensalada de tomate que el bueno de Tonino va surtiendo cogiendolos de tres en tres de la mata de la huerta. En unos segundos nos hacen sentir como en casa.


La cena se cierra con un desfile sorpresa de la última colección primavera-verano de Jaunpaulgotier. Acojonante. Se impone la tachuelilla.


Día 2
La Cruz de Guardia y el plan B

No era este el plan original, en los debaneos etílicos de la noche anterior Oriol nos había convencido para hacer una marcianada con bici a la chepa, por la vertiente francesa pasando el tunel de Bielsa. Por suerte o por desgracia, tras pasar el tunel de Bielsa nos hemos encontrado un tiempo desagradable, totalmente cerrado y con una baja temperatura. Lo interesante de la ruta en palabras de Oriol, eran las vistas, asi que decidimos darnos media vuelta en busca de una mejor climatologia.

(*)

El plan B subir con los coches hasta Gestaín y desde allí ya en bicis hasta la Cruz de Guardia para bajar hasta Bielsa. Comoda subida de dos horas y otras tantas de bajada. No esta del todo mal.


El sol se muestra perezoso en la primera parte de la subida, aunque poco a poco encuentra claros entre las nubes. La subida es muy comoda, no tiene ninguna cuesta dura. En unas dos horas pasadas nos hemos plantado en la Cruz de Guardia. Allí arriba nos tomamos nuestro tiempo, como siempre, para disfrutar del lugar, comer algo y echarnos buenas risas.


Desde el collado se intuye levemente el sendero de bajada, hay que calzarse las protecciones. la primera parte de la bajada discurre por la tipica senda de terrenos alpino. Nos lo tomamos con calma para hacer unas cuantas retratandas, el lugar lo merece.


Un sendero a media ladera que no pemite ir demasiado deprisa, no importa. Hay que tener especial cuidado en dirigir la rueda delantera, y en atinar con el freno, ni mucho ni poco. Un placer poder conocer estos lugares montando en bicicleta.

La senda de desceso se introduce en el bosque, hay tramos en los que el camino pica hacia arriba. En la medida en que perdemos altura y nos introducimos en el bosque comienza a subir la temperatura ambiente, sin darnos cuenta ya estamos empapados en sudor, es una bajada exigente. Mención especial para el último y más pedregoso tramo de bajada, ya muy cerca de Bielsa.

Nuestra intención era llegar a una hora prudente a Ainsa para poder ver en directo la celebración de la Morisma. Pero denuevo hemos llegado co todo el bacalau vendido, con los últimos rayos de sol del día. Eso sí con tiempo suficiente para toparnos con algun infiel. Segun nos comentaba, el pasa de cristianos y de guerras, lleva algun tiempo afincado en Ainsa sin mas idea que dar pedales y cortar algún que otro arbusto con mala idea.

Por otra parte Cuenta el Marques de Tulebras que se ha sentido como en casa, que solo ha echado de menos a su sequito. De echo ya baraja la posibilidad de expandir su reinado y crear una colonía en la ilustre Villa de Ainsa. Como se aprecia en la foto poco le ha costado encontrar confortable acomodo.


Ducha reparadora en nuestros aposentos, y salimos a dar una vuelta para ver el ambiente. El día nos obsequia denuevo con una noche digna del mejor de los veranos. Los actos siguen en la plaza, a última hora una carrera de cross en un circuito improvisado. Complicado correr en un piso construido a base de cantos rodados..


Los participantes tokeniatas

Dia 3
Sarrastaño y Partara, parada obligada

Siempre que podemos cae, con la ayuda de esta gente incorporamos algun tramo nuevo a la primera de las vueltas por esta zona, hay tanta cosa nueva que da pena repetir, pero es tan buena. En mi opinión, una de las mejores. Y no precisamente por sus bajadones técnicos o par la espectacularidad de sus altas montañas. La ruta discurre por lo que los ainsanos han denominado la Zona 0, Ainsa y alrededores.
Una maravilla empezar dando pedales en el mismo Ainsa sin necesidad de coger los coches.


Tomamos carretera sur dirección Barabastro, en circunstancias normales la primera parte de la vuelta podría realizarse por la orilla del embalse mediano, pero las lluvias intensas del mes de mayo han dado al embalse un aspecto inusual para la fecha. Seis km por carretera, en los que empezamos a soportar los primeros calores de la jornada. El bueno de Ángel hoy ejerce de anfitrión, nos ha recibido con un buen manojo de herramientas, hoy se pedalea, pero haremos una parada en ruta para limpiar un tramo del camino. Que menos que echar una mano, siempre venimos mesa puesta y a track grabado.

Despues de una subida dura, llegamos a los restos de un pueblo (ya os contaré cual) aparcamos los biciclos y nos ponemos manos al serrucho.


En poco rato nos calentamos, el plan era limpiar la entrada de una camino viejo, pero ya que estamos, decidimos seguir empleandonos, abriendo paso entre el camino entre las casas..


El Bosque se adueña facilmente de todo, tan solo necesita tiempo, algo de tiempo. Al final hemos estado algo más de lo que pensabamos, pero la verdad que uno se va satisfecho viendo el trabajo que entre todos hemos hecho.


Seguimos dando pedales a través de una senda inédita para aparecer en Santa Maria de Buil y nuestro querido Sarrastaño. El día esta espectacular, la última vez que estuvimos por aqui, echamos de menos no haber traido las katiuskas y la caña de pescar.

Ademas la fuente sigue manando agua asi que cae una buena refrescanda..

-Potx entre almendros-

Nos tomamos un respiro en el mirador para echar un tentenpie y disfrutar con sosiego de las vistas, la brisa ha hecho acto de presencia cosa que se agradece.

-La Peña Montañesa todo lo domina-


Me coloco la filmanda para tratar de grabar algo decente, y a por la bajada, de lo mejorcico que he hecho hasta la fecha, divertida a rabiar, y con un terreno pedregoso del que engancha. Las primeras cetas casi exculpidas en las terrazas de piedra, son preciosas. Se alternan los tramos rapidos con los lentos. El terreno es noble. No hay apenas piedras sueltas asi que cada uno se inventa la trazada.

Extasiados llegamos abajo, y enlazamos con la Sierra de Partara. la subida es exigente, además ya rondarán las tres de la tarde, con el frescor del día vaya.


Cada uno sube a su aire, no es una subida comoda hay que tirar continuamente de pedales y riñonada, no hay descanso a no ser que uno pare, evidentemente.
Reagrupamos al entrar en el sendero, acojonante labor de recuperación de este sendero que atraviesa la cresta de la Sierra de Partara por parte de la brigadilla del serrucho. 100% ciclable. precioso mirador hacia Ainsa.
En los tramos donde el sendero se había caido han tenido que improvisar pasos a la vieja ausanza.


A las cuatro y media llegamos a los coches y marchamos a la poza de Boltaña a pegarnos un baño, si hay ganas a la tarde subiremos por carretera a Campodarbe para hacer otra bajadica...


decidimos ponernos manos a la obra antes de que no de el perezón definitivo, el baño y las cervezas nos han dejado como nuevos. Una hora larga de subida por carretera hasta Campodarbe pueblo.


Desde aqui un tramo de pista para comenzar la bajada, no vamos muy sobrados de tiempo, comienza a oscurecer ....las útimas luces rojizas del dia enbellecen más si cabe la imponente figura de la Peña


Dia 4
Una retirada a tiempo..


Ya cuando abrí el ojo noté que algo no iba bien, me desperte totalmente desganado aunque pensando que me iria entonando con el paso de los minutos. El plan para hoy subir a tella para hacer una de las siete bajadas y de allí otra trepada para enlazarla con otra bajada.
la subida hasta tella la haremos por carretera, funesta y larga subida. Mis sensaciones no van siendo mejores a lo largo de los primeros kilometros, no acavo de reventar a sudar y mi pedaleo es todo menos alegre. Confio en ir poco a dando la vuelta, me decuelgo del grupo y me marco mi marcheta modo bachatil. arriba eston estan esperando junto al Dolmen, subimos hasta Tella son 500 metros de bonus.


A la bajada paramos en el dolmen para hacernos una retranda, hoy nos acompañan Karlos y Xoan que nos hemos topado fortuitamente en Ainsa.

(*)

La bajada me la tomo con calma, prefiero no seguir el ritmo que van marcando los de delante, si no estas fino también se nota bajando, ademas hay que tener cuidado. La bajada esta muy sucia debido a las últimas llovidas, hay cantidad de piedras en el sendero, al llegar abajocomentamos que es digna de casco integral.

(*)

Mientras tomamos una cerveza El cuñao y yo decidimos rajarnos, mañana tenemos intención de hacer el collado del santo asi, que toca descansar para despedir agusto las vacaciones. Ademas las poquicas fuerzas que quedan hoy las guardamos para la cena del Gallufo.

No fue como la primera vez pero siempre apetece, ademas era una forma de cerrar nuestra estancia en Ainsa antes de marchar al día siguiente hacia Pamplona y de paso agradecer la hospitalidad de la gente de alli que siempre nos espera con los brazos abiertos..tampoco hubo mucha oportunidad para el desmadre, decidimos retirarnos a una hora prudente, mañana tambien nos despediremos pedaleando. Y toca el Collado del Santo, así que toda energía que guademos sera poca.

Día 5
Final funesto

El cuerpo ya no se despierta igual de fresco que el primer día, a las cicladas hay que sumar las picas horas que dormimos, aunque parece que a mi me agradece la retirada de ayer. A ver que tal responde hoy.

El plan, El collado del Santo, un antiguo paso en la cola de la peña montañesa. Salimos por su vertiente sur y rodeandola ascenderemos por la norte. Todos los que estamos alli la conocemos a excepción de Alfonso, al resto no nos importa repetir.

Despues de hacer un tramo de carretera tomamos el sendero de subida, lo recordamos duro de la vez anterior, asi que con calma. Vamos juntos y despacio. nos lo tomamos a pequeñas dosis, hay tramos de calderinazo. Aunque todos coincidimos en que la última vez nos resulto más duro.
Desde Viu la subida se hace por pista, el tramo no es especialmente largo pero se toma altura con mucha rapidez hasta el Collado de Culliber. De aqui en adelante, un tramo de bici al hombro, durante tres cuartos de hora aproximadamente. Hoy hemos probado quitarle la rueda de atras a la bici. Para los tramos largos en los que no hay que montar denuevo a los 5 minutos, es muy aconsejable, la rueda trasera aligera la carga sustancialmente, y podemos utilizarla como bastón llevandola en la otra mano.

(*)

Entre una cosa y otra hemos llegado a el tramo en el que se puede seguir pedaleando, montamos la rueda y adelante. Tratamos de no pelear con el terreno excesivamente para llegar todo lo frescos posible al comienzo de la bajada. En uno de esos pasos complicados una piedra bloquea el paso de mi bici a la altura del pedal. Sin tiempo a sacarlo me caigo hacia el lado izquierdo, con tan mala fortuna de golpear mi mano izquierda con una arista de una piedra.

(*)

Lo que mas duele es que la ostia sea de esta manera tan tonta, para más inri estamos a escasos 100 metros de llegar al collado. Ese tramo lo hago a pie.
Intento mover la mano pero veo que no hay manera, trato de agarrar el manillar confiado en que al menos podre bajar, dolorido, pero sobre la bici. En cualquier intento veo las estrellas, además la mano comienza a parecerse mas a un zeppelin de lo rápido que se va inchando

Picamos un bocatica y yo me voy mentalizando que me va a tocar bajar a pie los aproximadamente 1000 metros de denivel...agustol!!!
En estos casos es lo que hay, no hay mucho que decir, cada uno en soledad con su circunstancia, no puedo siquiera disfrutar un apice de lo espectacular que es el lugar en el que nos encontramos, estoy funesto y frustrado.

"Bueno peña, voy bajando, que cuanto antes empiece antes acabaré.."

(*)

Quedamos en encontrarnos en el cruce, bici al hombro y para abajo, el primer tramo es de cascajera. Tengo que ayudarme con la mano que tengo libre, cada vez que busco apoyo en alguna rama o piedra, es como si volvería a caerme otra vez, voy a pedo burra. Estos se recrean en la retratanda, normal.

(*)

Llego al poste que señaliza el desvio, todo optimista me calzo las protecciones y intento bajas montado, me doy cuenta que intentarlo va a ser peor. Ademas, el dolor empieza a convertirse en mal cuerpo, mal asunto.

(*)

Reagrupamos y desde ese momento continuo a pie hasta le coche, tres cuarto de hora de bonus con la bici al hombro, llego totalmente descojonado, y con un mal temple del patín. estos como buena gente que son reprimen la emoción del momento, aunque les digo que no se corten . Es un bajadón. Cosas que pasan. El resultado ya lo sabeis, el hueso metacarpio de uno de mis dedos fracturado.



Las fotografías señalizadas con (*) son de Antonio Ester

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya estas tardando pues, y en poner fotos... lo de la mano te pasa por reirte tanto de Elía manos de goma...

bOrJa dijo...

Anda, hazme llegar esa foto gay que las risas nos echamos fueran extensas...

Angel d'Aínsa dijo...

Buen reportaje. Estas barrenau pero tienes clase.