Ainsa Attacks


O de como una bandas de mutantes tomo durante una semana la humilde capital del Reyno de Sobrarbe.


Poco a poco fuimos llegando a Ainsa de diferentes lugares del espacio exterior con mi recien adquirida licencia de conducción me desplaze con mi flamamente recien adquirido platillo volante. Iluso de mi decidi aterrizar en un hierbin de la zona de Ainsa, debía de estar prohibido, ya me han volado cuatro puntos del carné la funesta munipada.


Hace ya unos cuantos días que disfrutamos nuestra semana anual de vacaciones ciclistas, Esta vez jugamos sobre seguro y nos acercamos a nuestra querida Ainsa Infinita, necesitariamos cientos de semanas para poder saciarnoz por estois lugares, pero tuvimos que conformarnos con una nada más.
Desde tierras canarionas Meloki y Nano, todo un descubrimeinto para mi, confio poder seguir coincidiendo en otras muchas.

Paradojicamente han sido unas vacaciones con el liquido elemento como protagonista (y no estoy hablando de la cerveza, aunque podría ser), pero lejos de resignarnos a quedarnos en el Sanchez marcandonos unos intensivos de desayunoalmuerzocomidamerindacena, hemos dado pedales todos y cada unos de los días..a cada cual mejor.

Alberto y yo nos incorporamos a la banda el segundo día, el plan subir desde Laspuña hasta la Collada de la peña Montañesa para gozar de una buena bajjada que nos devolvera hasta el punto de partida, El dia esta tontorron y las nubes parecen querer solatar algo de agua. yo de momento no tengo rueda delantera asi que el bueno de Alfonso me deja su funesta tifus para esta primera ruta.


La subida es rota y exigente en tramos, poco a poco vamos ganando los metros necesarios, la presencia de la imponente Peña Montañosa y la explosión primaveral en los bosques que atravesamos van mitigango la funesta subida. No puedo evitar recordar que hace ya algun año bajaba esa misma pista en sentido contrario en compañia de mi querido jipi, cuando nos aventuramos en nla transpirenaica, bonita experiencia....

Cada uno a lo suyo vamos llegando poco a poco hasta la collada

Foto de Antonio

Las imponentes vistas de la Peña nos hacen olvidar la funesta subida...los nubarrones acechan asi que no hay demasiado tiempo para recrearse, nos calzamos las protecciones y pabajo. la primera parte de la bajada pierde altura rapidamente a traves de un sendero con mucha piedra suelta yo bajo con la Tifus de Alfonso y la verdad que no voy excesivamente fino me quedo en el vagon de cola y a ritmo de tipi tapa, ademas el terreno suelto no permite muchas florituras. El segundo tramo ya es más gozoso curvas serpenteantes que hacen posible bajar sin tocar el freno delantero y enlazando las derrapadas una tras otra, mientras sea la trasera la que derrape bien... En el extasis de la bajjata no nos damos cuenta, pero hay un tramo con una barranquera bien expuesta con una más que generosa caida.


Despues de retomar un tramo de pista iniciamos la segunda parte de la bajjada, esta más lenta.. en esta parte ya nos vamos entonando, el bueno de Potx se pone detras para hacer una filmanda, ese inevitable darle un puntico más cuando llevas la camara detras...

No ha estado mal para ser la primera, no obstante la subida se antoja muy pestosa para bajar tan rapidamente..mientras cargamos los bartulos empieza a descargar bien de agua sobre el aparcamiento, la primera empapada la hemos salvado por los pelos...

El segundo día repetimos una ruta con algun nuevo bucle marca de la casa Sobrarbe. Por la Zona de Buil y la magica bajada del Sarrastaño, Buf solo de pensarlo....


El día ha amanecido soleado aunque con alguna nube, el pronostico para toda la semana es de lluvias a gogo asi que echamos mano de la mítica frase: "no existe el mal tiempo sino los malos ciclistas" y al turron.. la temperatura el gloriosa y el verdor del entorno casi hace daño a la vista..
El primer tramo hacia Boltaña lo hacemos junto al Rio Ara que baja generoso..

-Fotografía de Ángel Chéliz-

Nada más salir de la pista una de las sorpresas del día, pedaleamos por un tramo de río
encajonado entre taludes, el barranco de Sieste..
En seguida empieza el sendero esta vez de subida y algo exigente, el calerin va dando los primeros avisos, me empiezo a dar cuenta de que he venido bastante más flojo de lo deseable, no va a quedar otra que ir cogiendo la forma poco a poco..

Desde aqui pista se subida hasta las ruinas del pueblo Morcat excepcional mirador hacia la Peña Montañesa, el tramo de bajada es brutal.. variada..la senda morirá junto al rio

Desde aqui toca subir a Buil, mientras subiamos por carretera nos sorprende la lluvia, toda la lluvia del mundo, decidimos buscar resguardo bajo un raquítico arbol a los viente minutos cuando ya no habia remedio nos damos cuenta que a escasos 10 metros colina arriba hay una borda semiderruida, aprovechamos los escasos 5 metros cuadrados lo mejor posible, y a esperar hasta que amaine el dilubio

Potxato pasado por agua

A la media hora el tiempo parece querer dar una tregua y vamos saliendo poco a poco del chalé con una torticulis de caballo..todos menos Pepe.

Funesta reagrupanda y gabinete de crisis para decidir que hacer, como ya estamos chirriados la mitad del grupo decidimos continuar la ruta, ademas queda la bajada del sarrastaño y la nueva senda de Parata, hay que darle.

El la subida a Buil por carretera nos pueden las ganas de entrar en calor y subimos a ritmo de cronoescalada, maglia rosa para potxato como no...con vendetta en la bolatta incluida.

Aunque hicimos la subida bastante alegres hubo tiempo para disfrutarla creo yo, viendo la que habia liado tanta agua en tan pocos minutos..


En Buil reagrupanda y camino hacia Sarrastaño, atravesamos un camino entre sembrados lleno de hierba, ahora a llueve desde el suelo hacia arriba, ya no importa, hemos entrado en calor y estamos empapados.

La bajjada del Sarrastraño es como la recordaba aunque creo haberla disfrutado más en seco pero si te pidieran que trataras de imaginar una bajada ideal, se aproximaría bastante... y que decir de las vistas hacia la Peña, es imposible cansarse de mirarla..



De aquí en adelante terreno nuevo, nuestros anfitriones nos dirigen hacia la sierra de Parata. y el sendero que recientemente se encargarón de limpiar, de los de dejarte con la boca abierta (otro más).
Y la senda tiene premio, un mirador hacia Ainsa que nos ha obligado a detenernos y apearnos de nuestros biciclos




Desde aqui trepidante bajada junto a un risco en el que los más altos del grupo tenemos que tirar de equilibrismo para no perder la cabeza, la ruta acava de la unica manera en la que podía hacerlo...
Para alcanzar la pista de regreso a ainsa debemos de atravesar el rio, crecido gracias a las copiosas lluvias de toda la jornada, vaya disfrute..




3 comentarios:

bOrJa dijo...

Magistral colección fotográfica y cuan bellas representaciones pictográficas artificialmente tratadas estimado Pagola. Debo reconocer que tal vez excesivamente divertidas e informales para mi forma de ver la vida. Recibe desde aqui mi enhorabuena.

Anónimo dijo...

En esta ocasión los marcianos no pudieron con la tierra y les dimos de los lindo.
Cuando se alejaba la nave creí oir entre juramentos inefables algo de que volverían con refuerzos y chubasqueros, y bla,bla,bla...

Marcianos. ¡va!

Angelón.

Anónimo dijo...

Impresionante descripción interestelar de los viajes astrales pasados por Agua a su paso entre Ganímedes, Marte y el Sarrastaño... como luzco de rosa-pozzato,no?
Solo falta que los marcianos hubiesen bajao en la Multipla- Enterprais
Potxito-Pozzato