De Miranda...

CRONICA LADRILLO, pero caravista...

Un gran placer volver a contar por mis dominios con una nueva reedición del dúo rinconete y cortadillo con los que gozosas rutas de amor loko y fotografía he compartido. La mañana pintaba perfecta, con un cielo despejado y un poco de fresquito que no dudábamos que conforme avanzase la matine se convertiría en alivio frente al calor.


Allí estaba puntual como nunca para recibir a tan magno dúo que se acercaban al parking del frontón con la gran scenic del doctore... donde quedan aquellos tiempos del clio sin retrovisor. Para entonces yo ya la había cagado manchando de aceite la pastilla del freno trasero, nada que no se solucionara posteriormente aplicando la fórmula magistral del polvo pistero espolvoreado por disco y pastilla.


Mientras el doctore hacia su sesión de estiramientos y esperaba a ver si hacía acto de aparición el bueno de smaikel, nos marcamos una urban challenger en busca de aceite para la cadena y llenado de botellín con agua D.O Miranda. 8 º en el termómetro de la farmacia e inciamos la ruta con un pequeño paseo senderil a la orilla de un generoso Río Arga.


A pesar de que hacía tiempo que no coincidiamos el tridente, parecía que la última ruta juntos había sido antesdeayer. Pert, más conocido como Roque Santacruz, me tenía preocupado por su amago de competición de la semana pasada, sin embargo, pronto vi que había sido una enajenación mental transitoria.


Tenía ganas de tener visita por miranda porque últimamente he sacado un par de bucles a cuchillo y tenedor, que requerían de homologación externa... El primero un serpenteo con subes/bajas entre un pinar joven, con algunos tramos cross coutry enduro in the world, corto pero intenso, muy bueno para empezar a despertar; y un segundo conectado por la ya tradicional bajada de valdevilloco, por un paraje cuando menos curioso, bautizado ayer como el erosion center. Estampa bardenera que podéis observar en el tremendo reportaje fotografico que se curró ayer el doctore. A destacar de este último tramo el puente de madera made in bertoni y la rampa final donde doctor tuvo una voltereta maikeljackson que a poco tenemos que desplazar la UVI móvil para que recuperase el sentío (Iñigo volveremos a por ella y le darás lo que se merece).


Tras este pequeño sustillo pequeñá conexión pistera hasta la cambra (imprescindible en toda ruta mirandesa) con parada para degustar al más puro estilo de la semana del pintxo: naranja clementina rebozada con barro y sedimentos de la huerta mirandesa… oye delicatessen. Tras un cruzaíto por viñedos pelados, conectamos con el camino que nos lleva a la cambra, la cual está disfrutona como siempre. En este tramo nuetra conversación ya era fluída y disertábamos sobre la caza de conejos con Hurón de jijona, el misterio de las gafas que se cayeron y nunca llegaron al suelo… en fin, que la medicación de la mañana dura sólo hasta las diez y media como podéis comprobar. Acabamos este tramo en el alto del corvo, roque Santacruz y yo, ya que iñigo decide tomarse un respiro después del sustiyo anterior e inmortalizar una bajatta final a cara de perro en la que el paraguayo roque santa cruz se impone con autoridad a un yosi bertoni que bastante tiene con mantenerse derecho. Vean sino el documento fotográfico en el que se aprecia el momento de adelantarme en la bajatta… y no me jode que me adelante sino la cara de chungo que se le ve en la foto al estilo “quita de ahí dominguero que te paso por encima con mi deportivo nuevo”jeje….

Tras este pequeño rifirafe, decidimos limar asperezas con el plátano del amor que todo lo cura, y es que para estas horas el circuito rompepiernas que nos estábamos marcando ya empezaba a pedir gasolina.


Continuamos el recorrido por uno de los tramos más técnicos y con más carácter (así dijo el doctore) de la zona, esa media ladera de subes bajas que parece que te vas a escurrir en cualquier momento y precipitarte al infinito más cercano. Poco a poco lo vamos puliendo y consiguiendo su ciclabilidad al 100%, aunque ya no depende del terreno, sino de que mejoren nuestras piernas y nuestra habilidad. Aquí ya la conversación desaparece fila de a uno y bastante tienes con seguir de pie y estar pendiente de coger la variante buena de las muchas que a priori va ofreciendo el terreno. Poco a poco la senda se va abriendo y el terreno se va haciendo más accesible y relajado para empezar a darle un poco de zapatilla de subida y soltar freno en las bajadas. Momento estelar el avistamiento de la manada de jabalíes que ante nuestra inquietante presencia (yo si sería jabalí también correría) corrían por la parte baja de la ladera y algunos de ellos pieza a través. En toda mi historia de rutas por miranda sólo en una ocasión había visto un jabalí con sus dos crías.


En este último tramo yo ya recibo varios sms son de mis piernas eran de movistar avisame sus piernas están apunto de comenzar con calambres, así que tranquilidad y sosiego para afrontar al última ascensión del día hasta la cresta del jenáriz por la senda de las palomeras. Nuevo cruzaíto por el sembrado y comenzamos la larga y pestosa subida en clara competición de a ver quien la sube más despacio. Iniciada la rampa Doctore recibe otro sms de sus piernas y con el chivato de la reserva encendido inicia una ascensión tranquila pero continuada que le hace coronar en solitario el col del mirador de camile (que estratega, como nos la clavó el cabroncete). Yo inicio la subida con bastantes calambres (lo se Goomer, hay que entrenar…) pero a ritmo tranquilo y constante se van calmando la cosa y puedo llegar hasta arriba con la grata compañía de roque santa cruz. Última parada de la mañana y aquí ya gastamos todos los comodines que nos quedan, el del agua, el del plátano del amor, el del público y el de la llamada a casa. Gran paraje este bautizado como el mirador de Camile para tumbarse en las rocas con vistas a Falces, peralta y en último plano el moncayo.

-De miranda-

El último tramo, la senda de las palomeras, aún nos quedan fuerzas para disfrutarlo y plantarle cara a alguna de esas cuestas imposibles (para mi). A mitad de senda aprox, cogemos la nueva variante, tramo cross country enduro imagine senda barranco balsa pedregal red barrizal finalizado en salto loko. Pert nos interpreta un crusaíto y se mete una pequeña hostia que gracias a que tengo todas las rutas barridas y con la fregona pasada… que si no se habría puesto el traje echo una mierda. Conectamos con la pista que baja del corral de montealto y nos dejamos caer hasta la presa de vergalijo, mirando de reojillo el barranco que desciende a la izquierda y que roque santa cruz me deja de tarea para investiganda. Nos queda un tramo de dos kilómetros aprox de vuelta por pista hasta el pueblo y yo ya no tenía estómago, tenía el mismísimo aguejero de la capa de ozono, así que ponemos en nuestro horizonte unas jarras de cerveza, un pintxo de tortilla y unos fritos lokos, de los cuales en diez minutos estabamos dando buena cuenta.

Al final una rutoide entretenida de casi 40 km, exigente por sus continuos subes bajas y bastante jode piernas.

Un placer de compañía, en una mañana simplemente perfecta.



Todas las fotos son de Doctor
La crónica de Yosi Bertoni
(Gracias mil a los dos)

3 comentarios:

bOrJa dijo...

Vaya reportanda fotográfica wei, a la altura de las mejores...
Eso de Miranda hay que catar, sol, risas, gastronomía y fotografíanda... andanda!!

Guhn dijo...

See Please Here

Guhn dijo...

See Please Here